image002.jpg

      losino@soscaballolosino.com    

                                             www.razasautoctonas.es                     image004.jpg

 

 

- INICIO

- VACUNO

- EQUINO – CABALLOS - ASNOS

- OVINO

- CAPRINO

- PORCINO

- AVES - GALLINAS - PAVOS

 

 

 

Los caballos españoles del siglo XIX.

- INICIO.

- BREVE RESEÑA HISTÓRICA.

- CASTAS EQUINAS ESPAÑOLAS.

       - TIPO DE MARISMAS Y RIVERAS.

       - TIPO DE LAS SIERRAS.

       - TIPO DE LAS CAMPIÑAS.

       - EL CABALLO DE TIRO.

       - LA CASTA FINA.

- LA CRÍA CABALLAR EN EL SIGLO XIX.

       - EXCESO DE INTERVENCIÓN.

       - DESINTERÉS Y ABANDONO.

       - ESCASEZ DE PASTOS.

- PROBLEMAS DE INTENDENCIA.

       - REQUISAS.

       - BAJO PRECIO.

       - EL PROBLEMA DE LAS MULAS.

       - EL USO DEL COCHE.

- DESARROLLO DE LA ZOOTECNIA.

       - PRIMEROS INTENTOS DE MEJORA.

       - EL SISTEMA PASTORIL.

       - SELECCIÓN CONTRARIA.

- PERMANENCIA DE LA RAZA PURA.

      - DEPÓSITOS DE SEMENTALES.

      - DEBATE SOBRE SU CONSERVACIÓN

- RESISTENCIA DEL CABALLO ESPAÑOL.

       - MOTIVOS DE DESAPEGO.

- BIBLIOGRAFÍA.

 

 

 

 

 

 

image006.jpg

La caza de la codorniz (Fragmento) (Goya)

 

 

image010.jpg

Cabeza de caballo blanco (Velázquez)

 

 

image012.jpg

Duque de Alcudia (Goya)

 

 

image014.jpg

Conde Duque de Olivares (Velázquez)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

image022.jpg

Caballo alemán.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Permanencia de la raza pura en el siglo XIX.

 

Exponemos a continuación algunos testimonios coetáneos sobre el estado de conservación del caballo español durante el siglo XIX.

Para Laiglesia permanecía pura gracias a que aquí, al contrario que en otros países europeos, no se había intentado modificarlo mediante “combinaciones especulativas”:  “Paremos en tanto la consideración en que si nuestras razas han permanecido puras durante tantos años, bien que mezcladas unas con otras y dando siempre hermosos productos, ha sido por no haber tenido que sufrir las combinaciones especulativas de los hombres, que bajo falsos y equivocados puntos de vista sobre la perfección, o por ayuntamientos mal entendidos, han tratado de desnaturalizar entre nosotros los tipos primitivos, en vez de alejar simplemente en las familias los individuos de ambos sexos que pudieran deshonrarlas”. (Laiglesia y Darrac, Francisco. 1851. Memoria sobre la cría caballar de España)

Sotomayor consideraba que, los de los buenos ganaderos (que también eran los que estaban un poco mejor atendidos) no diferían en nada de los del siglo XVII: “Los caballos españoles/…/ son en las familias e individuos privilegiados, que nacen y se educan en las dehesas de buenos criadores, en un todo iguales al que pintó Velázquez: sus bellas formas, su donaire, su fuego, su valor y su fuerza no han cambiado. Para convencernos, basta colocar la pintura junto al original.” (Álvarez Sotomayor, Agustín. 1851. Memoria sobre la cría caballar)

image023.jpg

image024.jpg

                          Caballo blanco. Velázquez. 1635                                                  El garrochista. Goya. 1792

“Es, pues, evidente a mis ojos, que nuestros caballos de raza no han degenerado” (Álvarez Sotomayor, Agustín. 1851. Memoria sobre la cría caballar)

Julián Soto, Mariscal de la Real yeguada de Aranjuez, opinaba que el caballo español mantenía las mismas características y bellas cualidades de las castas antiguas y lo achacaba a la acción de la naturaleza y a la situación de abandono al que se le tenía sometido: “El caballo español de hoy, representado verdaderamente por el del centro y mediodía de España, puede muy bien considerarse como una raza pura, hija del suelo que la vio nacer, pues en él se ve aparecer (sin embargo de nuestro poco celo y casi abandono y de haberlos sometido casi exclusivamente a la acción de clima) los rasgos característicos y bellas cualidades, de que nuestras antiguas castas estaban adornadas”. (Soto, Julián. 1862. Cría caballar)

Y además opinaba que sería difícil modificar esas características por su antigüedad y pureza y por ser fruto de la naturaleza: “Téngase, sin embargo, presente que es sumamente difícil el poder modificar la raza andaluza por sí sola, como sucede a todas las que poseemos cuando a su grande antigüedad reproductora, sin mezcla de sangre extraña, se une la acción prolongada sobre ellas de los agentes exteriores locales que han tenido, si se quiere más parte en su formación que la acción del hombre”. (Soto, Julián. 1862. Cría caballar)

Cubillo, a pesar de ser uno de los más decididos defensores del mestizaje, reconocía: “Muchas razones podríamos alegar a favor de las castas andaluzas, que aún se conservan puras, y de las cuales podríamos extraer abundantes sementales para mejorar las que se mantienen bastardeadas sin recurrir a las razas extranjeras, que como caballo de silla y de guerra para nada necesitamos.” (Cubillo y Zarzuelo, Pedro. 1862. Tratado de hipología)

Refiriéndose a la mejora del caballo español por selección en pureza, Simón Sánchez decía en 1880: “Por si hubiera quien lo dudase, y para demostrar que puede hacerse, que esto es factible, evocaremos como recuerdo la ganadería célebre de la Cartuja, que fundada y sostenida a orillas del Guadalete por los que hacían vida monástica en el convento de aquel nombre, duró más de un siglo, conservando y adquiriendo cada vez más fama sus caballos. Otro tanto sucedió con las ganaderías de la duquesa de Benavente, del infante D. Carlos, Real yeguada de Aranjuez, lo mismo antes que después de la cruza, de la reina Cristina, en Castillejo, duques del Infantado, Osuna, vizconde de la Torre en Extremadura, los Zapatas, Corbachos, Recoveros, Solís, Guerreros, Romero (D. Vicente), Rios, Urbaneja, Nuñez de Pradro, Lozano de Paterna, Caleros, Linares, Concha y Sierra, Miura, Romeros de Montellano, Barbero de Córdoba, Cívicos de Palma, Veragua, Gandul, M. de la Conquista, Valmediano, Escobar, Melgarejo, conde de la Patilla y otros muchos que no podemos enumerar”. (Sánchez González, Simón. 1880. Estado actual de la cría caballar en España) En cuanto al comentario sobre la calidad de los caballos españoles de la Real yeguada de Aranjuez. Hay que recordar que, dentro de esta ganadería había tres secciones (en 1849), una sección dedicada exclusivamente a esta raza, con 127 ejemplares, otra dedicada al inglés y anglo-hispano, con 41 cabezas y una tercera destinada a la producción de animales de tiro, con 127 ejemplares.

En 1881, Florencio Paniagua opinaba que, aunque disminuido, el caballo español ni había desaparecido ni lo podría hacer, por ser hijo de la propia naturaleza: “Este estudio nos convencería, además, que nuestra raza de caballos no ha desaparecido, porque no puede desaparecer; porque es imperecedera, como lo es todo cuanto debe su origen a elementos propios, climatéricos, de localidad; lo que desgraciadamente puede decirse es que ha disminuido”. (Paniagua, Florencio. 1881. El fomento de la cría caballar)

A finales del siglo XIX, Eusebio Molina aún consideraba que era factible la recuperación de la raza con la participación de los “soberbios ejemplares” que aún permanecían en algunas de las mejores ganaderías españolas: “A pesar del estado de pobreza y de variación desordenada en se halla nuestra población hípica todavía tenemos base para mejorar y fomentar esta industria nacional, especialmente en lo que afecta al caballo de silla. Empezando por la Real yeguada de Aranjuez, en marcada decadencia desde que dejaron la dirección facultativa los célebres e instruidos Veterinarios Soto, Cubillo, Grande y otros; continuando por las ganaderías de la aristocracia y terminando por las de particulares, aun existen soberbios ejemplares de pura raza española y buenos mestizos para lograr que nuestra ganadería adquiera el esplendor que dicen tuvo en ya lejanos siglos; que no es de ayer nuestra pobreza y desmejora hípica”. (Molina Serrano, Eusebio. 1899. Cría caballar y remonta)

 

Influencia de los depósitos de sementales del Estado hasta mediado el siglo XIX.

Tanto Felipe II en 1562, Carlos III en 1669, como Carlos IV en 1798 dispusieron que cada pueblo adquiriese, con recursos de sus propios, un semental, de casta y escogido, por cada 25 yeguas para dar servicio a los criadores menesterosos de su municipio. Estos caballos se solían adquirir de entre los de las ganaderías del entorno o se extraían de los regimientos de caballería. La carencia de recursos hacía que esos caballos no alcanzasen la calidad deseada pero, al menos eran caballos españoles.

A causa de la 1ª Guerra Carlista (1833-40) se suprimieron las paradas públicas mediante la Real orden de 12 de julio de 1835.

Por orden de la Regencia de 28 de marzo de 1841 se establecieron ocho paradas públicas repartidas entre las ciudades de Córdoba, Sevilla, Jerez de la Frontera, Granada, Jaén, Badajoz, Toledo y León, con un total de 38 sementales que fueron extraídos de los regimientos de caballería.

Por Real decreto de 25 de marzo de 1847 se dispuso que las paradas públicas aumentaran hasta el número de 19 dividiéndolas en dos sectores; el sur que comprendía Cádiz, Sevilla, Córdoba, Jaén, Málaga, Valencia, Badajoz, Murcia, Toledo y Madrid, y la del norte, que estaba compuesta por León, Oviedo, Santander, Vizcaya, Navarra, Zaragoza, Barcelona, Orense y La Coruña. Cada depósito contaba con un mínimo de 5 caballos de los que uno tenía que ser español de buena casta y los demás, árabes en los del sur y anglo-normandos en los del norte. Entre tanto se comprasen los sementales exóticos se utilizarían españoles de las principales ganaderías.

En el año 1850 se compraron los primeros caballos y yeguas árabes para la Real yeguada de Aranjuez, y en 1851 comenzó a servir el primer semental árabe, en Jerez de la Frontera, en 1852 en Córdoba y Sevilla, en 1853 en Écija, en 1855 en Málaga, en 1856 en Cáceres y Jaén, en 1858 en Granada y en 1861 en Llerena.

image031.jpg

Por datos obtenidos de la Memoria al Excmo. Sr. Ministro de Fomento  sabemos que en 1861 el número total de sementales de raza árabe que servían en los depósitos del Estado era de 22, de los que 13 lo hicieron en el sector del sur, elevándose a 84 los sementales españoles destinados a este mismo sector. En Valencia y en Murcia no se habían establecido hasta esa fecha ningún depósito y de Toledo y de Madrid no tenemos referencias. De estos datos se desprende que, catorce años después de la publicación del Real decreto, sólo estaban en servicio once caballos árabes en toda Andalucía y dos en Extremadura. Además de ser pocos, no tenían mucho predicamento, como se desprende del comentario del funcionario que reportó la información de Cádiz: “No han probado bien los cruzamientos con caballos árabes y se prefiere el uso de sementales españoles de buenas formas escogidos en las ganaderías de mayor crédito”, o el comentario de José de Hidalgo sobre uno que sirvió en Sevilla: “desde 1853 al 60 cubrió en Sevilla 25 yeguas todos los años, no siendo el resultado obtenido, en razón de las esperanzas que la buena forma del animal prometía” (Hidalgo Tablada, José de. 1865. Curso de economía rural)

En 1861, el 15% de los sementales de los depósitos del Estado establecidos en la región sur eran de raza árabe y el 85% restante era de raza española. El número de caballos de raza árabe era bajo, pero resultaba aún más si se pone en relación con el número total de yeguas; en Cádiz había dos sementales árabes para una población de 11.000 yeguas, en Sevilla cinco para 17.600 y en Córdoba dos para 11.300.

En 1875, en el depósito del Estado de Córdoba existían 40 sementales españoles y sólo uno árabe:

“Para el fomento y reproducción de la cría caballar hay establecido un depósito de sementales, bajo la inspección del Ministerio de la Guerra. Este depósito consta de 41 caballos, que han estado este año distribuidos en las paradas provisionales siguientes: Córdoba 17 caballos: Palma del Rio 4: Baena 4; La Rambla 4: Bujalance 3: Castro del Rio 3: Montilla 3 y Pozoblanco 3. Acerca del número de yeguas que cubren estos sementales durante el año y de los resultados obtenidos, nada podemos decir .por falta de antecedentes: solo si sabemos que los sementales son de buenas condiciones, pertenecientes, todos ellos, a renombradas ganaderías de esta provincia y de la Andalucía baja, excepto uno que hay árabe.” (Puente y Rocha, Juan de Dios de la. 1875. Memoria ganadería Córdoba)

La influencia de la raza árabe en el caballo español aún era muy escasa pero ya había comenzado y crecería con el paso del tiempo. A finales de siglo la composición de los depósitos era mucho más heterogénea:

 Los depósitos de caballos sementales están instalados en Jerez de la Frontera (Cádiz), en La Rambla (Córdoba), en Baeza (Jaén) y en Valladolid. El número de sementales es de 93 en el depósito de Jerez y de 89 en los demás, de pura raza española, árabe, inglesa y medias sangres de todas clases” (Molina Serrano, Eusebio. 1899. Cría caballar y remonta)

image032.jpg

Isabel II montando un hispano-árabe

Debate sobre la conservación del caballo español.

El caballo español estaba en tela de juicio; de día en día aumentaban sus detractores y surgían “expertos” que sobrevalorando sus conocimientos en hipología, proponían sistemas de cruce con toda la panoplia de razas artificiales europeas. Afortunadamente tampoco faltaron defensores de su integridad pero propusieron que, si tan necesarios eran para la Nación los múltiples tipos (tiro pesado, tiro ligero, caza y carrera, o artillería, artillería de campaña, caballería de línea y caballería ligera, para el ejército) se realizaran los correspondientes experimentos con las otras castas españolas, pero manteniendo pura la casta fina española. 

Al final, la tesis oficial triunfante fue la de usar caballos ingleses y alemanes con las poblaciones del norte, para producir animales de tiro, y utilizar la raza árabe para mejorar la del sur. Evidentemente este planteamiento era fruto de un pragmatismo mal entendido, generado por una compleja serie de factores coyunturales, que ignoraba el valor genético de los caballos ibéricos.

Hoy en día este proyecto nos resultaría tan abominable como si nos planteasen que, para rescatar al lince ibérico, la mejor solución fuese cruzarlo con el lince canadiense. Pero en aquellos momentos, las teorías en boga eran muy distintas a las actuales; el naturalista francés Georges Louis Leclerc, conde de Buffon (1707-1788) opinaba así:

“Se sabe por experiencia que las razas cruzadas de los caballos son las mejores y más hermosas, y que en consecuencia haríamos bien de no limitar las hembras a un macho de su país, que ya él mismo se parece mucho a su madre, y que por consiguiente en lugar de relevar a la especie, no puede menos de continuar en degenerarla”.

Pedro Pablo de Pomar era un convencido seguidor de las teorías del conde francés y, en Causas de la escasez y deterioro de los caballos de España (1793), ya se lo planteaba abiertamente al Rey Carlos IV:

 “Para rehacer, pues, Señor, nuestras castas de caballos, es menester traer padres extranjeros, y no hay otro arbitrio”

E imaginaba que lo más difícil sería aplacar las reticencias de los españoles que, en aquella época, aún tenían una gran estima por su caballo de casta fina:

“Yo presumo, Señor, que no ha de faltar alguien que sea de contrario dictamen al mío en esto de traer caballos extranjeros, diciendo que embastecerían nuestra casta, pues ha llegado a mis oídos la preocupación de algunos, que dicen con poco conocimiento de la materia y menos física, y fundados solamente en que lo fueron: “que nuestros caballos son mejores que los extranjeros, y que ellos mismos los buscan para casta en sus países”; sin saber distinguir, que no los buscan para hacerla, pues ya la tienen hecha, sino para afinarla o corregir algún defecto de conformación exterior o interior que advierten en ella”

En aquella época aún no había trascendido la fama de los caballos ingleses y era Francia la que mayor ascendiente tenía en la opinión de los ilustrados españoles. Lo que Pomar ambicionaba de las razas europeas era su tamaño, robustez y fuerza, por lo que preconizó la importación de caballos pesados:

“Paréceme que tengo harto probado con razones y autoridades, que el modo de restablecer nuestras castas decaídas en vigor y fuerza es el de mezclarlas con caballos extranjeros, más bien bastos que finos, pero que sean buenos en su especie y hermosos, porque habiendo llegado a faltarles a los nuestros la fuerza y el aliento, de modo, que si trabajan media hora en un picadero, o si corren una legua los vemos abatidos, y apenas pueden hacer otro tanto al día siguiente”

Además de ser de los primeros en proponer como solución los cruzamientos también lo fue en el uso del argumento de la falta de resistencia del caballo español como razón (o excusa) para forzar su regeneración. Más adelante analizaremos esta cuestión.

En cualquier caso, a la vista del siguiente comentario, parece que la presencia de caballos cruzados en España era todavía algo inusual:

“En Baeza he visto tres potros buenos del duque de Alba, hijos de un caballo normando, y el propio duque tiene actualmente en sus caballerizas de Madrid un caballo castaño dorado, llamado el Inglés, ligero e incansable en el galope, y de mucho paso castellano, hermosísimo en todas sus proporciones, menos en la cabeza que es algo chata, pero de buenas quijadas, hijo de una yegua inglesa, que comprada casualmente en esta corte fue remitida a su yeguada del Carpio, y se le echó caballo español. Y en la Isla del León otros tres buenos, hijos de tres yeguas andaluzas propias del cónsul de Alemania en Cádiz, que las mandó administrar con un caballo alemán”.

A mediados del siglo XIX, en vista de los éxitos obtenidos por Inglaterra en la creación de su raza de silla, arraigó la idea de usar el caballo árabe en la regeneración del español:

“Pero establecida de hecho la carencia absoluta de caballos en todas partes de España, y faltos sin recursos de buenos padres para reproducir nuestras especies, veamos ahora cuáles sean las que convengan para las diferentes provincias. Ya hemos dicho que los caballos de los países calientes son los mejores; que el remedio en las castas debe venir del Mediodía al Norte, y del Oriente al Ocaso, y también hemos presentado así las excelentes cualidades de los caballos árabes, como su grande afinidad y analogía con los nuestros. Parece, pues, hallarse bien indicada y señalada por la naturaleza la unión de los caballos árabes con nuestra primera especie, que son los de la Andalucía, y que no hay que perder un momento para verificar tan importante cruza”. (Francisco Laiglesia y Darrac. 1851. Memoria sobre la cría caballar de España)

image033.jpg

El experimento inglés alcanzó trascendencia internacional; toda Europa intentaba emularlos y, durante algunas décadas, el caballo árabe fue la panacea de los hipólogos:

“El caballo árabe es, ya lo hemos dicho, la pura sangre de la especie caballar, es el tipo, el manantial al cual hay que recurrir cuando nuestras castas de caballos han perdido o no tienen las cualidades que deseamos. A este caballo y con este objeto han acudido el África, la Francia, la Inglaterra, la Alemania, la Rusia, etc., las cuales son deudoras al caballo árabe de la descendencia de sus buenos caballos; pues siempre que han tenido necesidad de volver a introducir en sus castas la energía, el vigor, la resistencia, velocidad, duración de vida, etc., recurrieron a él y vieron realizadas sus esperanzas”. (Soto, Julián. 1862. Cría caballar)

Aún así, en España, bien fuese por nuestro secular atraso o bien porque había muchos buenos ganaderos y entendidos que sabían apreciar las excelentes cualidades de la raza autóctona y no estaban dispuestos a que se perdieran en experimentos llevados a cabo por cuatro visionarios u oportunistas, hubo mucha oposición al mestizaje:

“No negaremos que los cruzamientos tienen muchos adversarios en nuestro país, que han combatido a sangre y fuego este método de reproducción. Los impugnadores del cruzamiento creen a pie juntillas, creen de buena fe en sus malos resultados, aduciendo como argumento sólido y valedero la práctica, los hechos, los malos resultados obtenidos en España. ¿Pero qué fuerza, qué solidez tienen esos hechos inconscientes de nuestro país? ¿Qué apoyo puede existir en esa práctica empírica, irracional y antizootécnica de nuestra nación? ¿Podían ser buenos los resultados obtenidos con procedimientos tan detestables? La Real yeguada de Aranjuez, en su época floreciente de buenos directores técnicos, y algunas ganaderías particulares, donde también ha habido hechos, han existido prácticas y se han obtenido buenos resultados, tiran por su base todas las razones, o mejor argucias, de esos encarnizados enemigos de los cruzamientos. Y fuera de nuestro país, ¿no hay prácticas racionales, no hay hechos evidentes, no hay resultados positivos? ¿No ha progresado, no ha mejorado la ganadería en todos, absolutamente en todos los países donde los cruzamientos han estado dirigido con inteligencia por un personal científico, técnico, competente?” (Molina Serrano, Eusebio. 1899. Cría caballar y remonta)

Esta pugna sobre la conveniencia o no de cruzar nuestros caballos andaluces y extremeños no sólo se libraba en la escena pública sino también en el fuero interno de algunos individuos, como era el caso de Francisco Laiglesia quien, pocas líneas antes hemos visto apremiando el cruce de nuestra casta con la árabe:

“El caballo andaluz está dotado de singular mansedumbre, abunda en gracia, tiene un compás natural, y goza de tan grande facilidad para derribarse sobre sus ancas, que deleita al jinete con la dulzura de sus movimientos. Es tan amante del hombre, tan cariñoso, que despierta en su dueño un sentimiento de amistad para con él. Provisto de gran memoria, de sutil comprensión, y naturalmente unido por la buena distribución de sus fuerzas, se presta a las más difíciles operaciones de la escuela, con genio, con franqueza y con grande espíritu. ¿No merecen tantas y tan recomendables prendas, que no alcanza jamás otro caballo alguno, y que constituyen a la raza andaluza en la primera, en la más perfecta, en la que debe brillar la majestad de los Reyes, la opulencia y el buen gusto, presentando un modelo de la bondad y de la belleza; no merecen que se perpetúen de algún modo en su propia familia? ¿No son dignas tantas cualidades de que se conserven puras, como un bálsamo precioso, con que socorrer, y espiritualizar, digámoslo así, a todas las demás razas que se pueden criar en la privilegiada España?” (Laiglesia y Darrac, Francisco. 1851. Memoria sobre la cría caballar de España)

Claro que él partía de la premisa, negada por muchos, de que ya no existían en España sementales de calidad suficiente que garantizasen el mantenimiento de la raza pura:

“He indicado que la Andalucía debería producir, a lo menos en muchas partes de ella, caballos verdaderamente puros y sin mezcla, alejando de la propagación los que no fueran perfectos; y derivándolo de su analogía con los árabes, que con este sistema han perpetuado durante el transcurso de los siglos su especie como la mejor del mundo. He apoyado esta doctrina con los primeros y más célebres naturalistas; pero en fuerza del aniquilamiento total de las razas y de la carencia absoluta de caballos padres en estos momentos, he señalado los árabes como los primeros, y los berberiscos como segundos, a que se debiera precisamente recurrir en las apuradas circunstancias que nos vemos, para cruzar y resucitar nuestros excelentes caballos andaluces, por ser aquellos los únicos que le disputan la primacía”. (Laiglesia y Darrac, Francisco. 1851. Memoria sobre la cría caballar de España)

Y el sentido común le llevó a plantearse la cuestión fundamental:

“Los árabes, cuyos caballos son conocidos como la primera especie entre los naturalistas, jamás han cruzado sus razas con ninguna otra. ¿Ni cómo lo habían de ejecutar, si de semejante operación no les podía resultar otro bien que el de adulterar sus castas, y perder la primacía que les dio la naturaleza?” (Laiglesia y Darrac, Francisco. 1851. Memoria sobre la cría caballar de España)

image034.jpg

Caballo español.

Resolviendo ese debate interno mediante una solución de compromiso que, sacrificando las castas del norte de España (ya bastante degeneradas), permitiera mantener el caballo español como la suma y mezcla de todas las castas finas del sur:

“Por estas razones, en tiempos prósperos y en adversos desecharíamos siempre toda cruza ó cruzamiento con caballos del Norte por lo que concierne a las Andalucías, al paso que la juzgamos necesaria e indispensable en este momento para estas mismas provincias con aquella clase de caballos que realmente les convengan. También recomendaremos muy particularmente la cruza de los individuos de una familia con los de otra, y los de una provincia con otra provincia, combinando de este modo los criadores de un mismo suelo, no solo las cualidades respectivas de sus caballos entre sí, sino trasladando los caballos del reino de Sevilla al de Jaén, y estos al de Sevilla; los de Córdoba a Extremadura, Murcia y Granada; y en fin, los de la Andalucía baja a la alta, y los de la alta a la baja; y los demás respectivamente por el mismo orden”. (Laiglesia y Darrac, Francisco. 1851. Memoria sobre la cría caballar de España)

Lo que, al menos, se empezaba a descartar era la opción planteada por Pomar, de emplear caballos pesados para aumentar la alzada de los andaluces:

“…lejos de esto, la voz general de los inteligentes es que se dé vida y preferencia a la conformación del ganado, teniéndose por una calamidad el sacar caballos grandes con cruzas extranjeras, perjudicando la calidad, hermosura y firmeza de los caballos españoles”. (Carpio Navarro, D. M. del. 1859. De la cría caballar)

“Hubo un escaso número de criadores que aumentaron bastante las alzadas de sus potros en un tiempo en que se pagaban mejor: estas ganaderías son bastante conocidas de los inteligentes y omitiremos sus nombres; pero para que se tenga en algo la localidad, diremos que dos eran de la provincia de Cádiz, una de Sevilla y otra de la de Córdoba. Sus caballos estaban a los tres años completamente desarrollados y aun vistosos: algunos obtuvieron premios en exposiciones y al cumplir cuatro y cinco años perdían considerablemente en conformación, y vinieron a convertirse en grandes elementos linfáticos, apareciendo bien, pronto en sus extremidades las señales de su temperamento. Avisados con esto los dueños de estas ganaderías y siéndoles sensible lo que pudieran resentirse el crédito de sus castas y sus intereses, se apresuraron unos a variar los caballos sementales y otros los terrenos en que pastaban sus yeguadas para enmendar, con menor alzada, aquellos defectos. Citamos estos ejemplos como una lección muy elocuente para los partidarios de los caballos grandes, y para patentizar la repugnancia que habría que vencer para el aumento de alzadas, y el perjuicio que ocasionaría a nuestras buenas razas”. (Carpio Navarro, D. M. del. 1859. De la cría caballar)

Julián Soto aún se planteaba, en 1862, la conveniencia de llevar a cabo un sistema de mejora de la raza basado en la selección y optimización del manejo. Hubiera sido la opción más sensata pero la convulsa situación política del país no favorecía la aplicación de métodos largos, concienzudos y consensuados:

“Hemos dicho antes que contamos con muchos elementos de mejora para la regeneración de nuestra cría caballar, y en efecto esto es así: porque no todas las yeguas que hay en nuestras provincias son aptas para con ellas emprender la mejora; pero estas mismas yeguas, si con ellas se tuviera algunos cuidados y se las aplicase caballos siquiera regulares, nos darían mejores potros que nos dan ahora, y siguiendo sus cruzamientos con esmero y cuidado, eligiendo siempre los mejores bajo todos conceptos, lograríamos hacer que en España no hubiese tanto ganado caballar, como hay, corto de talla. Al logro de estos fines, tiene necesariamente que contribuir el sistema de alimentación que con los animales se tenga.

Este sistema de cría, bien conocemos que es largo, pero es sencillo y cierto, y no está sujeto a degeneraciones y a las contingencias a que está expuesto el cruzamiento con razas exóticas, ni exige grandes sacrificios ni anticipos onerosos por parte de los criadores”. (Soto, Julián. 1862. Cría caballar)

De todas formas, los grandes ausentes de estos debates siempre fueron los que más tendrían que haber opinado: los propietarios de los caballos. Hasta ahora hemos visto cómo los monarcas, los gobiernos, el ejército, los hipólogos o los zootécnicos intentaban hacer prevalecer su opinión o sus intereses sobre el destino de la cría caballar española, permaneciendo los ganaderos, no ya como convidados de piedra, sino sin ser invitados al debate. Florencio Paniagua, además de un firme defensor de nuestro caballo, fue un fino observador y, percatándose del detalle, se dirigía a los ganaderos en estos términos:

“Estudiad bien vuestros terrenos, el clima y los medios de producción de que podáis disponer. Mejorad la raza del país y no procuréis introducir y naturalizar razas nuevas, allí donde los pastos, las aguas y el clima no tienen ninguna relación con su naturaleza.

Imitad y ayudad sin tregua ni descanso a la naturaleza, pero jamás procuréis violentarla”. (Paniagua, Florencio. 1881. El fomento de la cría caballar)

Y sabía que tenía el viento a favor porque los ganaderos andaluces siempre fueron reticentes a bastardear sus yeguadas:

“Esta filosofía de cruzar castas de distintos países y naciones es demasiado moderna por allá, y por lo tanto la he hallado incógnita” (Pomar, Pedro Pablo de. 1793. Causas de la escasez y deterioro de los caballos de España)

“si alguna vez se ha cambiado, ha sido v. gr. En Córdoba con caballos de Espejo, o en Écija con los de Jerez, etc., y cuando más con los de la Loma de Úbeda” (Pomar, Pedro Pablo de. 1793. Causas de la escasez y deterioro de los caballos de España)

 “no haya un mayoral, yegüero, etc., que no sea contrario y declarado enemigo de todo lo que no sea ganado puro español; proceder que influye mucho hasta en los dueños de las yeguadas”. (Cubillo y Zarzuelo, Pedro. 1879. La verdad en la cría caballar)

Esta circunstancia, junto al sistema pastoril, fue la que más contribuyó a la preservación del caballo español.

 

 

Principio del documento                                                      Sobre la resistencia del caballo español.